Nacho y Franco

por Graciela Ravera

 

Para ser felices alcanzaba con la arena mojada

ventanas abiertas al aire de la playa en el  río

quizá después comisaría palo y palo

dos balas simultáneas