Por Gabriela Bravetti

 

Más o menos acotamos la sorpresa. Uno se sabe de memoria y lo confirma en el espejo. Aún cuando la vista se acorte y la presbicia espere en la otra esquina. Pero ay! Qué misterio y qué vacío reconocer un brillo nuevo en el medio de mi ojo!