Por Lucía Cullen

 

La noche anterior casi no habíamos podido dormir.
La casa se había llenado de hormigas y para mis tías eso era terrible.
O quizás eso fue lo que me hizo creer Tere para acompañarme en mi tragedia.
Me recuerdo feliz de estar recibiendo la visita de ellas en casa. 
Me recuerdo tendida de sus manos camino al sanatorio con la noticia de que a las 2 de la tarde ya no era más hija única.
Imagino que debe haber sido un acontecimiento traumático.
Me es imposible remontarme a alguna imagen en la que ansíe la llegada del bebe que estaba en esa panza.
Solo en el momento en la que la vi, detrás del vidrio entre otros tantos recién nacidos, morí por conocerla.
Si hubiese sabido, en el instante de la foto que con esa pulguita que tiene mi vieja entre los brazos, cantaríamos ''naranja dulce limón partido'' y que hoy, esa bolita de pelos se convirtió en una mujer hermosa, no me habría aferrado al miedo en esos muñecos.
Aseguro que si la nena de la foto, supiese la emoción que siente hoy, años después, al ver a su hermana y descubrir en ella todas esas Palomas de las que fue testigo, tendría una sonrisa tan inmensa, que se escaparía del cuadro.

 

logopngdes.png
  • Whatsapp

Av. Callao 569 - Cuerpo 1 - Piso 2 - CABA

Teléfono: 2001-3317

cooperativadelaimagen@gmail.com

                      

Ante la emergencia sanitaria y para sumarnos a los cuidados que debemos tener, a partir del 18/3 atenderemos únicamente vía online, hasta nuevo aviso. 


Incorporamos la modalidad de algunos talleres ONLINE y seguimos tomando inscripciones para los talleres presenciales de Junio. 

Extendemos el descuento del precio en efectivo para quienes reserven por transferencia o depósito bancario.


Mira los horarios y programas aquí