Las casas
Por María del Carmen Juan

 

De la casa de tu infancia te diría que la veo como un refugio de paredes y puertas altas. Que pasaron algunos inviernos sin pájaros y que no hubo campanas en el pueblo anunciando la partida.

De mi casa de la infancia te cuento del mate esperando en la cocina, latitas con brotes en el patio, la tos y el jazmín aromando la ventana y la gorra abrigando tus pasos.

Te hablaría de los soles que invaden esta casa. Que acarician el patio y tus plantas heredadas. Y si pudieras darte una vuelta te gustarían los colores de los gorriones y mandarinas. Y también la música de las miradas que nos habitan.