MUESTRA VIRTUAL

80A FOTOGRAFÍA ESTENOPEICA

POR MARIO RODRIGUEZ

Existen amores esporádicos y a la vez eternos.
Comienzan en la adolescencia con la misma pasión con que se
interrumpen.

Se reinician en la mediana edad, casualmente, son más calmos pero no menos intensos y se diluyen en el tiempo, casualmente.
Son amores permanentes aunque no continuos.
No son menos reales e importantes en la vida de una persona
que cualquier otro.
Son, simplemente, distintos.
Quizás mi relación con la fotografía se asemeje a uno de esos amores.
Comenzó en la adolescencia.
Interrumpida a los 20 años, la retomé al filo de los 40.
Se volvió a interrumpir a los 50.
A los 70 nos reencontramos.
¿Definitivamente?
Quizás. No lo sé.
De lo que sí estoy seguro es de que, cualquiera sea el final,
esa relación fue y será insuperable.

Ver más

1/20